martes, 27 de agosto de 2013

La historia del pizarrón

Un pizarrón blanco o pizarra blanca es un tablero rectangular de color blanco usado para escribir o dibujar en él con un marcador o rotulador cuya tinta se borra fácilmente. Es un instrumento común dentro de un aula de clase, cumpliendo una función similar a la del pizarrón de tiza o pizarra. En México se lo conoce también con el término pintarrón,

El pizarrón blanco permite utilizar marcadores con colores vivos, fluorescentes y aditamentos magnéticos en el caso de los metálicos, como imanes, reglas y borradores con magneto.

Muchos de los pizarrones blancos tienen una base de madera o materiales orgánicos. Otros tienen una base metálica y son cubiertos con esmalte o porcelana, según la durabilidad y uso que se requiera.

Algunos pizarrones blancos cuentan con la función de interactuar con una computadora personal, un proyector de vídeo, una conexión a Internet y un software. De modo tal que una clase, reunión o exposición puede ser vista y participar en ella desde distintos puntos del mundo.

Los estudiantes de hoy están tan acostumbrados a ver las pantallas de video y presentaciones de PowerPoint, que las pizarras probablemente les parecen como un accesorio de museo. Pero aún con todas las últimas innovaciones en herramientas de presentación, no hay nada más rápido, más fiable o de bajo consumo que una pizarra para capturar y transmitir información entre un grupo de personas.

Pero, ¿conoces la historia detrás de esta importante herramienta de estudio y trabajo? En MegaOffice quisimos investigar un poco acerca de su origen. Continúa leyendo.

Papel y lápiz no eran muy comunes en los años 1800 y anteriores, por lo que los estudiantes utilizaban pizarras individuales de porcelana o de madera pintadas de negro para escribir sus tareas. Como los maestros no tenían forma de transmitir información a una clase entera excepto verbalmente, a menudo tenían que escribir en la pizarra las tareas de cada estudiante.

La primera pizarra se hizo de color negro, y su creación se le atribuye a la vieja escuela Superior de Edimburgo, en donde el director James Pillans la usó para enseñar geografía. El primer uso documentado de un pizarrón en los Estados Unidos fue en 1801, cuando George Baron, un instructor en la academia militar, utilizó uno para enseñar matemáticas.

Con el pasar del tiempo, las pizarras llegaron a las oficinas y centros de investigación, especialmente en matemáticas y ciencias, porque eran muy útiles en entornos de grupo para la presentación de la información, para tomar notas y preservar las ideas nacidas durante las sesiones de lluvia de ideas.

En la década de 1960, comenzaron a ser producidas las pizarras de color verde porque se creía un color más amigable que el negro, y además las tachaduras no eran tan perceptibles.

En la década de 1980, las pizarras o tableros de borrado en seco, comenzaron a aparecer en las salas de conferencias corporativas. 

En 2000, en casi una cuarta parte de todas las aulas con pizarras convencionales de los Estados Unidos, éstas fueron reemplazadas por pizarras acrílicas o computadoras, para proteger a los niños alérgicos al polvo de tiza.

Los tableros de comunicación han evolucionado mucho en las últimas décadas. Partiendo de sus orígenes cuando se utilizaba la tiza, pasando por los pizarrones blancos y llegando a los pizarrones interactivos, que son los más recientes.

¿Te ha sido de utilidad esta información?

Recuerda que si estás buscando pizarras acrílicas para tu casa u oficina, en nuestra web las puedes conseguir, buscando en la categoría de Papelería/Pizarras.



1 comentario: